Navalmorales

Sofisticación en el campo

Rosa, fucsia, verde y ligeros toques color morado, fueron los tonos predominantes de esta cálida boda en Toledo. La altura de la carpa y los laterales abiertos lograron integrar todo el campo de alrededor con los detalles de la boda.

Las sillas y manteles, combinados con una vajilla plata y cristalería transparente permitieron no robar protagonismo a la decoración tan acogedora de las mesas. Una gran estructura floral hizo de soporte de la tarta nupcial, la cual daba sensación de estar flotando en medio de la carpa.

Un pianista amenizó toda la velada tocando en directo creando así un ambiente agradable y distendido, haciendo de la cena un momento único.

Al caer la tarde, la iluminación se convirtió en una pieza clave junto con las pantallas led, los juegos de luces y el confeti. Todo estó convirtió la boda en una discoteca con mucho ambiente hasta el amanecer.